>Este octubre ya se va

>


Bienvenidos a mi espacio sideral

Estamos cerrando un ciclo para abrir uno nuevo, de allí la celebración de los santos difuntos.

En Catalunya celebramos la Castanyada. El 31 de octubre se suele juntar la gente a comer castañas asadas, moniatos y panellets, todo ello acompañado de un vino dulce.

En la escuela, sobre todo con los más pequeños, se hacen actividades que tienen como tema central el Otoño (Tardor) y la Castañada. Se habla de los colores del Otoño y de los frutos que la Naturaleza depara en esta época del año.

Los pasillos se engalanan con sus trabajos y manualidades. Desde el área de Inglés se trabaja Halloween.


En mis recuerdos de infancia estan los huesos de santo, muy parecidos a los panellets en cuanto a su componente principal, el mazapán.

Los peques harán panellets, con una patata hervida, azucar y almendra molida. Se le añadirá chocolate o coco. Los típicos son los de piñones.

Mi madre me explicaba que cuando era niña, la noche de difuntos se hacía un ritual que consistía en recordar anecdotas de los propios difuntos entre todos alrededor del hogar y que cuando se iban a dormir dejaban velas encendidas en los escalones para que sus difuntos encontraran la casa iluminada.

Yo viví el momento de contar historias de miedo, aquellas que se transmitían oralmente. En mi infancia había un grupo de niños y niñas con los que solía jugar, mis vecinos. Con ellos compartí momentos como el que ahora recuerdo.


Se cierra la noche
el día se acorta
el frío se acerca
la casa me arropa.


 

>Se me hace cuesta arriba

>


Bienvenidos a mi espacio sideral

Estos días otoñales se me han puesto difíciles. No acabo de superar el trance febril. Marché a mis tierras, a la casa de mis padres, apenas si rehecha y en estos primeros fríos nueva recaida.

Aunque llevé mi cámara volví sin hacer una sola toma. No estaba motivada. El paisaje no tenía los ecos esperados.
En el retorno leí como hace tiempo no lo hacía. Soporté las voces de otros que en su charla se imponían. No usé la música en mis oidos como filtro de las conversaciones ajenas. Volví tranquila y relajada. Los padres fueron buena compañía. Ayer me esperaban en el retorno aquí tuve alegría.
Hoy volví a mi trabajo con ganas de seguir en ello. Tome las cosas muy bien a pesar de todo.
Cogí las cosas con calma y me siento a gusto con ello.
Todos los años padezco con la adaptación al frío algún que otro resfriado. Cómo en principio anduve con antibióticos ahora opté por la homeopatía y otras medidas menos intrusivas.
No he sido la única en caer, de mis niños y niñas alguno también.
Este fin de semana largo ha sido reconfortante aunque haya de por medio este pequeño escollo que se pasará en breve a base de cuidado y tranquilidad.
Aunque en este espacio hace días que no escribía no quiere decir que no haya hecho nada, todo lo contrario, he emprendido nuevas rutas y he modificado cosas que se me habían quedado fuera. Todo ello en mis otros espacios.