>No queda espera ni esperanza

>Profanaste la tumba de mis sueños.
Ser alado ensangrentado en las entrañas.
Heriste con tu daga de amor y de deseo.

Sembraste mi alma.
Ahora duerme en silencio la esperanza.

¿Mañana?
¡Ya no hay mañana!
Te llevaste el arco y flechas que lo marcan.

Vuelves a mí,
en ese carro de fuego incombustible,
para preñar mi mente con palabras vanas.

No queda espera ni esperanza.

El alma sube a tu carro y el cuerpo arrastra.

Él lleva el pago y desamparo.

Vuelve en gesto brusco su mirada.
Niega haber estado.
Recorre por nubes de silencio esos pasos.

¡Descansa!

Has abierto tras el espejo de los sueños el vacío en que anda.

Safe Creative #0912065067945