>el cine

>

Tuve un blog que llamé ‘plebiagrisa’, dedicado a temas de cine. No lo seguí, pero hoy en un vistazo a viejos recuerdos he encontrado lo que dejó constancia de sí. 

Me he planteado muchas veces, a la hora de dar respuesta al apartado de películas, que apuntar. Al final me he decidido por un blog en el que empiezo con el cine, pero que seguramente me iré deslizando hacía otros territorios.

Metrópolis es la primera película que adquirí en cinta de vídeo.

Tuve mi época de ir al cine más de una vez a la semana. Normalmente el cine de arte y ensayo. Películas en versión original y subtituladas.

La afición primera fue la lectura. Pensad que soy lectora desde los cuatro años, nada menos. Me quedaba absorta en los tebeos. Lectora de cómics. Víbora, Cairo,…

Novela de todo tipo. Siguiendo las corrientes que iban de boca en boca en los setenta y ochenta. Me leo lo que me den.

Lecturas de tirón. La mayor parte de las veces a la sombra mientras la gente se tuesta al sol y durante las noches tumbada en la cama aguantando el libro con la mano.

Empecé apuntando el cine y estoy hablando de lecturas.

El cine del CineClub en mis últimos años en mi ciudad natal. Debates y sinopsis. Discusiones enardecidas sobre el qué y el por qué.

Llegaron a nuestras manos las maravillas de la tecnología.

Me cogió gusto por registrar con mi propia cámara.

A mí lo que me gusta es ver la vida pasar y eso es lo que registro.

Pasé largas horas en terrazas de bares de la zona de ramblas con cervecita, leyendo mi libro de turno y viendo la gente en sus movidas. Eso hasta largas horas de la madrugada. hasta que los camareros amablemente solicitaban nos marcháramos. Eran horas que daban para conversaciones substanciosas y muchas cosas más.

Recuerdo que un personaje se ofrecía a conseguirte aquel libro que buscabas a mitad de precio. Alguien se vendía sus libros leídos. Otros los adquirías en librerías de viejo en el mercado de Sant Antoni, los domingos por la mañana.

Mi vida se desarrollaba en la calle. Una vida casi bohemia. Casi, porque yo iba a trabajar y después me movía en la calle hasta irme a dormir. La Literatura me había llevado a soñar esa vida que me dediqué a construir. Viví aquello que busqué.

No había película que me saltara. Las comerciales eran poco valoradas en el círculo en que me moví.

La Ficción y Fantasía son una de las corrientes que más me gratifican, tanto desde el cine como desde la literatura.

He traído en los posts anteriores dos de los temas que tanto por lectura como por cine destaco. Dune sobretodo.

Cuando una película, que en su día vi y me gusto, llega a mis manos la adquiero. Hoy con el emule algunas las reclamo y me las bajo.

Anna, 28 de Abril de 2007


Alemania, 1927 : Gustav Froelich (Freder), Brigitte Helm (Maria), Alfred Abel (Joh Fredersen), Rudolf Klein-Rogge (Rotwang)
Director – Fritz Lang, Guión – Fritz Lang & Thea von Harbou
Metropolis es la obra inmortal de Fritz Lang, un director alemán que mientras residió en su tierra natal hasta la llegada del nazismo, dirigió un puñado de filmes brillantes y que pueden considerarse lo mejor de su obra (Metrópolis, M el Vampiro, Mabuse el Jugador, La Mujer en la Luna, etc). Después migraría a Francia y luego a Hollywood, filmando algunos títulos de buena factura pero nada memorables. Pero sin duda Metrópolis es el título por el cual siempre será recordado Lang, y donde el director puso su creatividad al tope.
Pero Metrópolis es un filme que vive en la leyenda, más allá de sus méritos artísticos. Lang concibió la película en su primer viaje a América, donde la visión de Nueva York con sus rascacielos y sus construcciones gigantescas lo impresionó profundamente. Colaborando con su esposa, Thea Von Harbou (que más tarde lo abandonaría, sumándose a las filas del nazismo), construyeron una historia de proporciones descomunales que precisó la financiación por parte de dos estudios alemanes, los cuales cayeron en la bancarrota tras una recepción muy tibia por parte del público. Se suma a esto la malograda suerte que corrió el film después en su distribución, con incontables podas debido a su gran metraje, y la pérdida de escenas enteras, con lo cual existen diversas versiones de la película rodando por todo el mundo pero ninguna restaurada de modo completo. La versión vista por quien redacta estas líneas es la rearmada por la Fundación Murnau, que inserta escenas recuperadas y numerosos diálogos (sin imágenes) extractados del guión original de Lang y Von Harbou. Se puede decir que es lo más parecido a una versión integral del film.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s