>Mi muro en FB (Febrero 2)

>Internet es instrumento de transmisión, que sirve para que una serie de señales puedan pasar de unos a otros.

Si el aire no mediara entre nosotros, no habría refraccines ni reflexiones de señales acústicas y lumínicas.
Necesitariamos tocar la superficie para sabernos, pero tampoco sería posible.
Real no es nada.
Todo depende de la percepción aprendida y sentida.
Agua no es agua si no se la clasifica en un ente comprensivo que delimita la mente global que la significa, pero el cuerpo la contiene en cantidad y la necesita para su supervivencia. Sin embargo, si el cerebro desconoce su significado en todo lo que él puede, no responde a esa necesidad y fenece.

Las calles mojadas parecen esmeriladas.

Escuchando aquello del gusanillo por la literatura, me confieso lectora empedernida.
Escribir no es la clave.
Escribo haciendo uso de uno de los muchos instrumentos que tengo a mi alcance para comunicarme.
Soy de Ciencias. Eso supuso que dejara la Literatura en manos de los (y las) de letras.
Me ha dado por escribir, sistemáticamente, desde que accedí a escribir en mis blogs. Eso ocurrió a partir del 4 de Julio de 2006.
Si miro hacía mis profesores y profesoras de Lengua, tengo que recordar que en COU, una profesora admiró mi redacción sobre una ventana, siguiendo el símil de un cuadro que se puso como referente. Curiosamente, aquello que signifiqué en ese texto se asemeja a esta participación entre teclado y pantalla.
Otro hito, un cursillo de poesía en la Escola d’Estiu de Rosa Sensat.
Siempre he tenido la sensación de que puedo hacer lo que quiera, que basta que nazca ese impulso de necesidad.
Con ello no quiero decir que mis escritos sean lo más.
Estoy en proceso.
Eso me estimula.

Decir ‘T’estimo!’ a quien amas, es un toque que no tiene matices. Es absoluto.
He buscado la voz de uno de los mejores intérpretes que conozco.

Pot ser, sóc de l’Aragó, però quan pensó aquest sentiment, és amb aquesta exclamació.
Estimar ho és tot.
He fet meva la veu per estimar.
Ha estat a Catalunya que he estimat.
Tinc les meves arrells a l’aire, perque em sento catalanoaragonesa.

(TRADUCCIÓN:
Puede ser, soy de Aragón, pero cuando pienso este sentimiento es con esta exclamación.
‘Estimar’ (amar, querer) lo es todo.
He hecho mia la voz que he querido/estimado/valorado.
Tengo mis raíces en el aire, porque me siento catalanoaragonesa.)

La poesía no está en venta.
Lo están aquellos que se someten por los laureles.
Cuando así lo hacen, pierden la lira del verso y el pulso del sentimiento.

(A veces, saltan las palabras de muros inaccesibles.)

Transito por las palabras para ensartar pensamientos.

Eros.
Si pudiera disipar la violencia y el desgarro de las almas torturadas que tras perder el fuego de su arrebato pretenden mantenerlo a toda costa, sería grato, pero no. Eros no viene acompañado de cordura.
El que no entiende que es inconsistente y fugaz, pierde el vuelo que le puede dar.

No está en nuestra mano.
Nos queda el letargo del golpe que emite la fuerza de un ser envilecido y una mujer que no ha podido eludirlo.

“Si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos…”

Tristemente sumamos una estadística que a penas presenta los golpes.

Nos han sembrado dualidades. Con ello nos llevan a apostar por el monocromo saber de una verdad única.

Multifuncinalidad.
Contexto.
Bagaje.
Opciones.
Posibilidades.

Dependerá de mi posición en el terrero de juego.
Tolerancia será no querer que todos estemos en ese punto que sólo puedo ocupar yo. Mi sitio. El lugar desde el cual el mundo ante mí toma sus matices.

El arte es el modo de sobrellevar este viaje.

Si no hay receptor, no hay mensaje.

A veces obviamos ese hecho.
Estos espacios son masivos.
Queremos compartir nuestra obra en ellos, pero corremos el riesgo de no ser vistos.
El mensaje es todo lo que vamos actualizando en uno y otro lado de esta virtualidad.

…una de las argucias es motivar.
Hay educadores que tienen un don especial para captar el interés y curiosidad del alumnado.
No se trata de enseñar, se trata de abrir esa curiosidad y motivación.
Una vez, alguien observó con sorpresa como un grupo de alumnas y alumnos míos de primero del ciclo inicial, estaban expectantes ante lo que yo iba sacando de una bolsa. Mientras lo hacía, les contaba cosas que sin tener yo intención educativa fueron altamente educativas.
Ser maestra ha sido un regalo.
Ese contacto con los niños y niñas que abren los ojos a la vida, ha sido magnífico.
Cuando vivo la experiencia de estar allí cuando se alumbra la idea en ellos, cuando hacen un descubrimiento, cuando lo comparten,…
Nuestro trabajo es el de aguantarse para no adelantarse y esperar que sean ellos/ellas quien sorprendidos se iluminen con el encuentro que en nuestra tarea educativa preparamos.

Mucho de ese empeño es lo que me lleva a promover lo que en espacios compartidos promuevo.
Reconozco que mi actitud tiene mucho que ver con mi función maestril.

Cuando escribes, o produces otro material que compartes, estás representando tu percepción del mundo y los valores por los que apuestas.
El arte, como cualquier manifestación de la vida, es hijo de los compromisos que asume la sociedad que lo cultiva y manifiesta.
Somos parte de ella.

Nací en Huesca, Aragón. Eso me identifica como aragonesa.
Mujer. El mundo me recibió poniéndome en ese sitio.
La educación me facilitó la palabra escrita.
No era algo que me precediera en demasía.
A mi madre la retenían en casa, y ella escapaba a la escuela.
Hacía falta en un hogar en que el campo y el ganado era la tarea familiar.
Su madre, no valoraba la letra. Firmaba con una cruz.
Ella tuvo siempre la ilusión de que yo me hiciera maestra.
Cuando tomé ese camino, cumplí con su sueño.
Los libros que había en casa, cuando me crié eran los de la escuela.
A mamá le encantaba leer los libros que yo estudiaba.
No tenía mucho tiempo, pero cuando lo tuvo, leyó con gusto las novelas que le fui pasando.
Ella no disfrutó de las oportunidades que tuve yo.

Me puse en mis zapatos, al hablar de mi origen.
Consideré, y considero, que lo que viene de nuestra entrada en el mundo marca hoja de ruta, aunque no con eso di a entender, al menos no era mi intención, que sea irreparable.
Por un lado, la condición del campo en los años posteriores a la posguerra. La no proximidad a las letras por parte de mis progenitores.
Un entorno que aunque se dibuja en mi mente, no trascribo porque no es posible.
El papel que como mujer me reservaba la vida, y que los cambios que en mi entorno se dieron evitaron.
Me quedé en ese punto de salida.
Escribo o me manifiesto con elementos plásticos.
Lo hago desde mi yo.
Respondo a las circunstancias partiendo de mi posibilidad.
Estos espacios no son los más adecuados para estas transparencias, ya que ojos de lobos nos miran.
No me duelo de mi condición. Entiendo que tuve suerte. Mucha.
Lo que me esperaba en el mundo que me recibió no era lo más halagüeño.
Sin embargo, la distancia entre lo deseable y lo posible todavía es mucha.
Uno de los azotes que padecemos es el menosprecio.
Cuando nos movemos en espacios de proximidad y confianza, nos protegemos de desalmados que se dedican a menoscabar nuestro yo.
Por estos lares andamos entre lobos. Muchos bajo piel de cordero.

Karmele, personaje mediático, abrió ante una gran audiencia la caja del pasado.
No parece que se haya tenido muy en cuenta.
Un padre que incluso le amenazo con el arma reglamentaria.
De entre el público, una mujer, dijo que ese trato a las hijas era bastante común en esa época.
Karmele no me movió fibras, me tuvo atenta a las distintas reacciones.
Una persona, que como todas las personas, quiere un sitio en la vida y busca la felicidad.
Se expone ante una farándula, pero no deja de ser un hecho que tuvo una infancia dura.
Espero que limpie su camino y se libere de los fantasmas que la asedian.
Lástima que necesite ser centro de atención y esté metida en ese juego de la televisión que vende vísceras.

Estamos hechas del mismo barro primigenio, no de la costilla de un ser creado.
Generación, no creación, de las especies.
La evolución de la vida.
Un mundo que se hace posible y cobra conciencia de su propia existencia, en el que tú y yo somos obra y parte.

Eres diferente, y eres mi igual.

Eres diferente, y eres mi igual.
Respétame.
Si no lo haces, rompes las reglas del juego:
Has levantado tu mano sobre mí.
Me has hecho daño.
No pondré la otra mejilla.
No aspiro a la santidad.
Aspiro a la liberación de la Humanidad. A que el hambre no sea moneda de cambio en que armamentistas, empresas farmacéuticas se enriquezcan, en que se hagan esclavos.

Yo soy víctima de ciertas actitudes.
Lo soy porque la máscara que esconden no se ha destapado del todo. Sólo se ha dejado ver la punta de un inmenso iceberg que cae sobre la Humanidad.
Los tres mundos de religión azotan porque quieren que no se les vaya la parroquia.
Un entorno político de derechas les va a dar carta blanca.
Aquí, su feudo, está a punto de caer en sus manos.
Sacan a la luz todo lo que puede disgregar la libertad de pensamiento y creencias.
El discurso de su Papa está claro.
Querían el silencio.

No hubo silencio.
Se incomodan porque los no creyentes plantan cara.
Están preparando el encuentro con los jóvenes.
La virginidad, la homosexualidad, la …
Todo lo que es libre albedrío.

Yo soporté una España bajo la ley fascista.
Quiero que las libertades obtenidas se respeten.
Quiero no volver a ser ciudadana de segundo orden.
Crecí viendo condenas por adulterio que criminalizaban a las mujeres.
Crecí en un mundo de silencio por el miedo.

Nací en Julio de 1954.
En ese momento, la vida me deparaba la esclavitud.
Tuve suerte que todo eso empezó a cambiar.
Una mujer no podía trabajar sin la autorización de su marido.
Un pasaporte no era algo que una mujer pudiera tener por propia voluntad.
La mayoría de edad fue un logro.
Hay una historia de opresión de la mujer.

Por la diversidad y la libertad.

Por la diversidad y la libertad.

No respondes a mis preguntas:

Calzo mis zapatos.

¿Qué objetivo te alimenta?
¿Quien eres?

¿Qué quieres?
¿Qué buscas?
¿Buscas la verdad?

¿De qué verdad te haces responsable?

Por sus actos se les reconocerá.

¿Quien habita en el fondo de tu ser?

No será la soberbia que te hace creer que puedes juzgar a tus semejantes.

¿Ganas adeptos?
¿Los llevas al redil para entregarlos a el que ciegamente admiras y habla por ti?

AVESTRUZ

En la Naturaleza todo tiene un sentido.
Esos animales, ponen su cabeza en un agujero por alguna razón.
Se tiene tendencia a interpretar los comportamientos animales desde la perspectiva humana.
Para los humanos, poner la cabeza en un agujero es como taparse los ojos. “No lo veo, no sucede”.
Es una de las muchas reacciones del cerebro que se ocupa de la supervivencia. A veces errónea. De supervivencia, no lo olvidemos.
Pertenecer a un credo es parte del ser natural de las personas. Somos gregarios. Buscamos ‘compinches’, ‘colegas’. Buscamos afinidades con los demás.
Eso nos integra.
El error es que confundimos el grupo de referencia, y así nos va.
No hemos evolucionado.
Somos tribales.

Si entendemos que el grupo es la Humanidad, nuestra perspectiva es de no discriminación y aceptación del otro y la otra, con todos sus atributos, no queriéndolo hacer a nuestra imagen y semejanza.
Pero, lamentablemente, eso es una evolución pendiente.
Un proceso que se va abortando a lo largo de la Historia de la Humanidad.
Hay intereses creados.
Las guerras y el hambre. La explotación del hombre/mujer por el hombre/mujer.
Las personas cuentan.
Si se tiene en cuenta, nada es ajeno.
No se intenta escabullir el bulto.
Si se entiende que el puñetazo en tu cara, es una onda expansiva que crece como la bola de nieve que cae por la ladera de una montaña, alimentada por la nieve que encuentra a su paso.
El efecto mariposa se pone en marcha.
Si crees que no va contigo, te equivocas.
Has reaccionado inadecuadamente ante la catástrofe, y has quedado paralizado/a.
Tu cerebro racional no estaba preparado para esa eventualidad.
Has cerrado a tu alrededor los muros de la incomprensión.
Te has convertido esclavo/a de aquellos a quien no has plantado cara.
Aunque te quiten la vida, otros vendrán.
Si no reaccionas, serás su peón y mañana harás lo que remorderá tu conciencia porque no te podrás volver atrás.

Está en juego la libertad de expresión.

Está en juego la libertad de expresión.
No me vale que las creencias de un dios lleven a considerar que ciertas maneras son punibles.
Yo que sepa, ese credo afecta a quien lo sigue. No es universal.
No juzguéis, y no seréis juzgados.
Podemos citar las palabras de Jesús para nuestra defensa.
No fue él quien criminalizó la diferencia.
Han sido los que han hecho de su reino, un reino en la tierra.
Los mercaderes de almas y oro.
Servirles en sus propósitos es ser cómplices.

No se respeta a la persona si se niega su voz.

No me golpees con tu desdén porque no atiendo tu credo, ni creo en la imagen que te haces de un dios a tu medida.

Olvidaré que te cruzaste en mi camino.

Rompe tus cadenas.
Tiende tus manos a la amistad.
No mires para otro lado, cuando veas que la injusticia toma el mando.

A veces mis letras cimbrean en imágenes que las sugieren y sostienen.

Si cundiera el amor, las armas quedarían oxidadas y/o fundidas crearían puentes para alcanzar a llevar, mano a mano, lo que otros (otras) necesitan.
Romperían fronteras de desencuentro y mirarían al otro (otra) con franqueza y sin rencor.

El amor es el contrapunto necesario para la Humanidad que, en su ceguera, pierde rumbo.
Cuando dos amantes se aman, a cada instante y en cada momento que respiran, su energía aviva la llama del encuentro entre todos los seres humanos.
Contra las guerras no hay armas, hay cantos de amor que como sirenas rompen tímpanos armamentistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s