Has vivido

Has vivido.

Un buen día miras y ves en tu corazón la que dejaste atrás.

Duele.
Sangras.

Lloras.

Te pierdes.

La locura llama a tu puerta.

La cordura tiende sus brazos hacía ti.

Ese día imprevisto te devuelve el tiempo fugaz que borró la memoria.

No es un guión narrativo.
Es una emoción que lacera y traspasa, arrancando tus entrañas.

Mueres en ella.

Conoces que la eternidad está en ese instante que viviste antes.

Seguirás porque sabes que de todo se sale hasta que se llega al final.

No será un toque de felicidad, el abismo abierto a los pies que flaquean ante la inmensidad del pulsar en que el Universo te hizo armonizar.