3 de noviembre

Desde la desnudez del alma has abierto rendijas en tu cielo.

Palabras con las que transparentarte ante el espejo.

Desde su desnudez has vestido con tules y telas transparentes para ser vista.

Desde ella has sido amiga, sin doblez ni tapujos.

A ti quiero aplaudir con lo poco que puedo ofrecer.

Abriste tu pecho para el abrazo abierto.

Regalaste la risa y el gesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s