Clara (sigue) 2

Sentía el paso del tiempo como atrapada en su instante. Permanecía quieta fijando la vista en esas luces con forma de rasgos de letras y números. No era consciente de lo que miraba porque no observaba. Viajaba en su mundo interior, acobardada y temerosa.
¿Cómo había ocurrido? No encontraba respuestas. Su cuerpo vibraba en otra dimensión. La rememoraba. Ella era ese gesto en la boca, esa pupila multicolor, esos dientes brillantes, esas manos… Evocarlas y temblar era uno. Renegaba en su interior. No podía contenerse. En ese momento brincaba de su asiento y salía en su busca. Sólo en su imaginación, porque permanecía quieta y contenida. La procesión iba por dentro.
Cuando acababa el día y se veía sola, volvía a la habitación. No dormía. Resistía atendiendo en lo mínimo a sus necesidades, aunque, sin ser consciente de ello, no las descuidaba. Rehacía su equipaje en contenido básico e imprescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s