Clara (sigue) 4

Domi esperaba a Clara en la entrada del hotel. Pensaba en lo curioso de las coincidencia. Estar en París en las mismas fechas. Ella iba de vez en cuando. Le gustaba reencontrarse con la gran urbe y las viejas amigas. No podía adivinar qué traía a su amiga, pero le alegraba coincidir con ella. Podría darle a conocer su gente. Ya era hora de un acercamiento. Sabía que Clara creía sentirse atraída, pero que eso cambiaría si se metía en el ambiente. Ya se lo había propuesto y esta ocasión le venía que ni pintada. Si no tenía otra cosa que hacer, la llevaría a la fiesta que habían organizado esa tarde en la casa de una de sus íntimas.
Esperó buen rato, pero no se inquietó. Sabía que era una mujer de las que gustan arreglarse y cuidan el último detalle.
Cuando la tuvo ante si, lamentó sus propósitos, pero no perdió la intención, porque se conocía y sabía que sus escarceos amorosos le duraban poco, y no quería perder la oportunidad de conservar su amistad, y porque estaba convencida de que su amiga necesitaba salir del duelo e ilusionarse, y que eso siempre podía llevarla de una relación a otra.
Las dos mujeres se encontraron y saludaron efusivamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s