Clara (sigue) 7

Michelle fue una guía magnífica. Le llevó por rincones parisinos que ella no hubiera imaginado.
Pasaron los días en su compañía.
No volvió a saber de su amiga. Sólo algún mensaje. Mensajes en que le decía estar al tanto de sus paseos.
Decidió volver a casa. Estar de turista no le bastaba y, a pesar de la compañía, añoraba estar con los suyos.
Ese viaje le sirvió para serenarse. Recordaba avergonzada el impulso que le llevó a marchar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s