Michelle (diario)

Diario
En tu enfermedad te deseé tanto que me rompí de nuevo.
Ellas supieron dejarnos solas, porque sabiendo no se interponían y favorecían. Reconociendo aquello que me empeñé en negar. Que tú eres y has sido mi amor.
Sufrí tus dolores y limitaciones con el desgarro. Profundicé en tu mirada opaca, queriéndola traspasar para cargar y absorber esa tristeza como un secante, queriéndote liberar. Hubiera canjeado mi vida por la tuya.
Hubo momentos suicidas en que pensé que no volvías, y quise agarrarme a ti para traspasar contigo la puerta y seguirte hasta esa inmensidad, de la que nos sacaron en el instante procreativo amoroso, en que escogimos ser procreadas para encontrarnos en la carne.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s