Cartas para Clara 1

Ahora que has muerto eres toda mía. No puedes decir no. No puedes subyugarme.
Puedo imaginarme a tu lado.
Puedo reconstruir nuestro pasado.
Ese fin de año en que tu cuerpo era dueño del mío, en que tuve tu abrazo abrochando mi talle, en que perdí el control como nunca lo hice antes.
Puedo imaginarte marcando mi paso. Llevándome a tu lado.
Tienes razón en reprocharme que ciega te apartara y dejara que marchases.
Mil veces me lo he recriminado.
No supe comprender que desde ese instante te pertenezco.
He querido acompañarte.
Me lo han impedido.
Ingerí todo lo que pude y me sumergí en el agua sajando las venas, pero en un alarido de dolor por tu ausencia alerté a los demás, que de inmediato me socorrieron e impidieron mi tentativa.
La próxima será.
El Sena me espera.
Creo que podrás esperarme.
Ahora es difícil.
Me tienen controlada y encerrada.
Silenciada con drogas que enmudecen el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s