Michelle – letras 11

No me atrapes en el cerco de la carne.

No me adhieras a ese espasmo de silencios concentrados.

No me hieras con la daga de tu cuerpo efervescente.

 

¡Dame!

 

Hazte aire en el espacio que alberga nuestros cuerpos.

Pues quisiera ensamblarme a ese dardo que me acecha,

teniéndome dispuesta y subyugada al envite de tus carnes.

 

¡Ven!

 

No te alejes, que me tienes predispuesta a tus encantos,

respirando en tus brazos por los poros de tu cuerpo apasionado,

redimida en las palabras susurradas de tus labios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s