Reinventarse

Si te arrastras, rompe el hielo en la distancia, refregando tu deseo sobre el suelo enlosado de las calles transitadas.
Apacigua esas ganas.
No lo vale.
Costará, pero, cuando sientas tus carnes bajo mando de tu alma, vivirás nuevamente en el aire, y las luces y sombras expectantes no te espantarán, porque, si sales de ese pozo, sentirás el dominio y la fuerza de tu aguante, y verás tu reflejo iluminado, sin los miedos de respuesta indeseable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s