Huecos

Sostengo en mis manos
la lupa que agranda
y amplifica distancia,
vaciando el sentido.

Atraigo el sarcasmo
de un mundo que amarga
escuchando las voces,
dispuestas a nada.

Vivo en ese escaso
desierto del alma
atrapada en su luz,
fría sin alma.

Despierto en la noche
que el silencio regala
doblando los bucles,
que buscan mi alma.

Yo

Puede ser que ocultes la distancia que te abarca.
Puede ser que ocultes los silencios a tu alma.
Puede ser que tardes en reconocer ese grito interno que te rompe.
Puede ser.
Atraviesas ese trago amargo sin saber reconocer, pero, una vez has pasado por él, sabes que fue.
Cuesta saber.
Dentro de mí transcurre la esencia de mi ser.
Nunca el mismo.
Inasible.
Extraviado.
Expectante.
Inquieto.
Intransitable.
Ser sujeto, adherido y contenido.
Piedra removida y triturada que vuelve a formar esa identidad perenne de soy y estoy.
Todo es cambio en la esencia de mí, y constante identitario, de un me sé, un yo que presenta recovecos por saber.