Michelle (poema a la amada)

Ardo en la hoguera de tus besos, resiguiendo la línea de tus pechos en un rito angulado impenitente, que atraviesa con su daga nuestros sexos acuosos incandescentes.
Hiere y arremete con ímpetu tu deseo en el mío.
Somos una en el instante.
Ya sin aire.
Grito y gimo.
Salto y brinco.
Rio y lloro.
Es infinito.
Abro el cuerpo en tu regazo.
Somos agua.
Somos viento.
En un solo pensamiento.
Tú mi dueña.
No soy nadie.
Me has robado.
Me has asido.
Me has tenido.
¿Qué será de mi destino?

>Entretanto estamos

>

Cuando te miro,
siento que el aire respira por mí.

Eres mi vida.

Ya se sabe que hablar de lo bueno y agradable no tiene lance.
Es lo que mejor se ajusta a nosotras.

Estamos juntas.

Me gusta como eres y me dejas ser.
Me gustas.

No nos fue fácil.

Ahora estamos y tenemos posibilidades.
Nada permanece.

No pienso en ello, aunque lo apunte.

Tengo temores ineludibles.
El mundo que nos tocó vivir parece que revive.

Otro callo me molesta.

El del avance de lo imprevisto que se anuncia.
El túnel que al final manifiesta su funcionalidad.

La muerte.

La soledad.

La vida que se nos va yendo.

Es lo que vemos a nuestro lado.

Nos salvamos.

¿Hasta cuando?

Entretanto estamos.

Nos miramos.
Nos besamos.
Nos abrazamos.

Confundimos nuestros cuerpos y nuestras almas solazamos.

Safe Creative #1011187879203

>La noche se acerca

>

He arcado la cuesta y subido al punto incierto.
He asido las alas del viento líquido del silencio.
He tenido huecos en la memoria y substancias caóticas en los vasos que conducen la esencia a cada uno de los intersticios de mi cuerpo.

Con silencio he pagado a la sombra de la parca para que pasara de largo despejando la mirada de quienes amo.

Huyo dirigiendo mis pasos a mi destino.
No hay salida ni escapatoria posible.
Volar ha sido una fantasía que ha propiciado dar pasos, uno tras otro, creyendo en mañanas y amaneceres nuevos.

La noche se acerca con su manto oscuro y mensajes inciertos.

Safe Creative #1011187876462

>Hueco

>

Hueco entre libros.
Lleno su vacío con uno de los que quizás no vuelva a visitar.
Por mi parte, personajes que no tendrán la actualidad de mis pensamientos.
Es el tiempo que me enseña la finitud y no sólo eso.
Pensé que tendría tiempo para revisar ese rincón escondido de mi memoria.
Falacia.
No me encuentro en ella.
Los tropiezos hicieron añicos muchos espejos.
No soy la misma.
Soy otra.
Cuantos bucles del tiempo ocultos.
Llené mi vida con libros.
Ahora escribo.
Recreo personajes que hablan con la misma voz
La mía.
Cuarteo en frases cortas lo que consigo formular.
Me he rodeado de letras objeto.
Murallas que me arropan.
Amigos muertos.
A ellos vengo.
Mi mente separa mi existencia.
En ella mi cuerpo en cambios que no puedo evitar, sólo disimular.
El envejecimiento.
Mis personajes me miran desde ese futuro incierto que quisiera dibujar.
Los llevo a él porque yo no tendré puesto.
Estaré en la mixtura de las almas que perdieron su intento.
Renaceré en los ojos de quienes encuentren ante sí mis letras, si esta máquina atroz no se deshace de ellas.
Ya somos demasiados y ocupamos sitio.
Estos nichos tienen caducidad de propiedad.
Nada es presente.
Su estadía es fugaz.
Mañana me alcanza.
Reflejo y final.
Nadie escucha voces que no se pueden diferenciar.
Ir a la caza del oyente es trabajo que desvía la razón de tu caminar.

Safe Creative #1011167861891