Latido de lo temporal

Si te busco en el oscuro rastro del pasado, no te encuentro.
Deshago marañas enredadas sin alcanzar un atisbo de esos días que fueron míos.
La memoria amaga trenzando contenidos adaptados a un presente fortuito.
Escondido en ella, quisiera repasar esos pasos andados en las huellas que quedaron atrás.
Estuvimos y cada cual construimos nuestra realidad.

Identidad

Hay un momento en que el espejo nos devuelve una imagen desconocida. Eso se debe a que nos solemos poner ante él en rutinas, sin ver.
Actualizar la percepción visual de nosotras mismas es un acto de sinceridad difícil de afrontar. Más aún, cuando vivimos rodeadas de falsas proyecciones de las demás.
Ese día reconoces que estás lejos de saber lo que ven de ti.
Ves semejanzas y similitudes inclusivas que denotan la participación en un colectivo del que no se diferencia aquello que mentalmente constituye la imagen que tienes de ti.
El entorno absorbe tu presencia incluyéndote en su propio paisaje.
Cuando sientes su presión y te ahogas huyes hacia ninguna parte.
La identidad siempre es contextual.

>Hueco

>

Hueco entre libros.
Lleno su vacío con uno de los que quizás no vuelva a visitar.
Por mi parte, personajes que no tendrán la actualidad de mis pensamientos.
Es el tiempo que me enseña la finitud y no sólo eso.
Pensé que tendría tiempo para revisar ese rincón escondido de mi memoria.
Falacia.
No me encuentro en ella.
Los tropiezos hicieron añicos muchos espejos.
No soy la misma.
Soy otra.
Cuantos bucles del tiempo ocultos.
Llené mi vida con libros.
Ahora escribo.
Recreo personajes que hablan con la misma voz
La mía.
Cuarteo en frases cortas lo que consigo formular.
Me he rodeado de letras objeto.
Murallas que me arropan.
Amigos muertos.
A ellos vengo.
Mi mente separa mi existencia.
En ella mi cuerpo en cambios que no puedo evitar, sólo disimular.
El envejecimiento.
Mis personajes me miran desde ese futuro incierto que quisiera dibujar.
Los llevo a él porque yo no tendré puesto.
Estaré en la mixtura de las almas que perdieron su intento.
Renaceré en los ojos de quienes encuentren ante sí mis letras, si esta máquina atroz no se deshace de ellas.
Ya somos demasiados y ocupamos sitio.
Estos nichos tienen caducidad de propiedad.
Nada es presente.
Su estadía es fugaz.
Mañana me alcanza.
Reflejo y final.
Nadie escucha voces que no se pueden diferenciar.
Ir a la caza del oyente es trabajo que desvía la razón de tu caminar.

Safe Creative #1011167861891

>Así las cosas, quedas parada.

>

Te asaltan dudas e inseguridades.
Pierdes el impulso que te llevó a ese puerto.

Escribir tiene dos tiempos.
En el primero vuelas y disfrutas.

¿Tiene sentido dar paso al segundo, si no es gozoso?

Piensas que vale poco para tanto esfuerzo.

Si desde el sitio asignado en que te asientas tienes esa duda,
¿cómo podrás convencer a quien te lee?

Es la fractura la que aniquila.

Si no superas ese escollo, difícilmente iluminarás tus letras.

Es cierto que pasó de largo el momento en que las concebiste, y ahora quisieras otros vuelos.
El movimiento no permite que se asiente y sedimente.
No hay tiempo.
Pasa de largo.

Quieres librarte de ese trabajo.

Lo dejas de lado.

No por desidia.
Ahora estás en otro tramo.

El camino quedó atrás y la maleza hace imposible reanudarlo.

De vuelta todo es distinto.

Si lo haces, pierdes la promesa de lo por venir.

No estás conforme.

El límite lo pones.
Lo encuentras.
Se siente.
Frena.
Detiene.

Hay una espera de imprevisible salida.

La falta de sentido corroe.

Hubieras vivido.
Hubieras sabido.
Hubieras tenido.

Pasado es cadáver.
Con él te hundes.
Sin él no existes.

Necesitas decirte.

Es para ti.
No para otras gentes.

Aún así, lo pones en frente, a la vista del mundo que un día te tendrá ausente.

Una mirada.
Una palabra.
Un gesto que anime tu alma.

Has caído en descuido.
Has perdido.
Has concluido.

Así las cosas, quedas parada.

Safe Creative #1010197607141

>Apariencias no son hechos

>Hay complacencias vacías.
Amistades no dadas, pero disimuladas.

Hay espacios de puertas abiertas que no ceden la entrada.

Hay mundos vedados aunque no tengan fronteras.

Hay silencios que gritan y palabras no dichas que golpean el alma.

Hay un mundo de exclusión que alborota la sangre y clama.

Hay abrazos negados y besos esquivos aniquilados.

Hay nadas que venden páramos.

Hay todos negados. Acotados.

Hay un saco vacío lleno de promesas falsas.

No hay esperanza para quien con ella se salva.
No hay caminos abiertos de uno a otro lado del mundo.
No hay espacios de asiento.
No hay una mano tendida.
No hay un amigo que de lo que tiene a cambio de nada.
No hay sentido en los pasos del destino.
No hay soluciones para quien no quiere darlas.
No hay verdades pactadas.
No hay ganas de salvarse.

Si hubiera deseos el mundo se llenaría de posibilidad.

Los deseos son de usar y tirar.

No hay constancia.

Hay un viajero que olvida cuidar de su nave.
La Tierra no es un trasto que haya de abandonar en el desguace.

Promesas de mundos de otras galaxias son engaños que olvidan el hambre y pobreza del semejante.

Esos sueños son aire.

Somos materia en continuo proceso degenerativo.

Queremos permanencia.

Ni siquiera la roca es estable.

Todo forma parte de la esencia.
Si una de las partes rompe el sentido de su existencia, toda ella se parte.

No habrá un mundo de posibilidades si rompemos el ritmo al que somos adscritos.

Apariencias no son hechos.

Safe Creative #1010187600473

>APUNTE 65

>Escribía como si en ello le fuera la vida.
Es que le iba.
Esa fue la razón que la tuvo tiempo ante el ordenador.
Dejó de lado papeles y lápices.
Tiempo atrás, instrumentos para sus vuelos de paloma.
Al principio, imprimía para leer y leerse.
No recuerda cual fue el momento en que sus dedos ágiles tomaron el tiento, desgastando las letras más concurridas.
La e, una de ellas.
La a, por supuesto.
La ese, la o y la ele.
No sólo esas.
Ene y eme, se jalean en confusos velos de invisibilidad, llevándola a confusiones por no saberlas tantear.
Otras letras, entrevistas.
Sin embargo, necesita iluminarse el camino para no perderse.
Aunque los dedos saben sin verse.

Safe Creative #0906134016293

>APUNTE 64

>Por mucho que tires de ellas,
no podrás cogerlas.

Las palabras inciertas
cobran cuerpo y son aire.

Aplacan silencios.

Se abren como pétalos
soltando aromas
que a veces recoge alguien.

Si es así, cumplen su finalidad.

No siempre se les da la oportunidad.

Ríos que van a parar a un mar de silencios.

Ecos devueltos en los muros de lamentos.

Venimos dispuestos a tenderlas sobre la hierba de nuestros sueños.

Palabras hiladas con pulsos de deseos.

Un te quiero dice lo que ellas callan.

Un abrazo perpetrado buscando retazos de amistad.

A ellas no van.
Buscando con candiles apagados en la soledad.

Mañana arrasará el polvo.
Posiblemente alguna sobrevivirá.

Entonces tú y yo estaremos en la verdad.

La que tira de nuestro cuerpo hacía el origen.
La que arrastra el dolor de saber que allí estará.

El alma nos engarza en supuestos que nunca se darán.

Safe Creative #0906114005262