Durmiente

Es la era de los bufones de la corte.
De halagadores y personajillos de pro.
De falsarios y traidores, aduladores y engañadores.
De revolucionarios que dan la vuelta a una tortilla propia y a su favor.
De ecos en muros de silencio y cadalsos atestados, llenos de sedientas personas carentes de escucha a su razón.
Durmiente una verdad oculta y esquiva.
Hierro y fuego hiriente de cruz y hongo nuclear.

Voz

Cartografio tu nombre,
a la vuelta de tu imagen
deshaciendo pasos,
distante y apresurada

Reconozco tu memoria
en los bucles de tu letra
pergeñada y dispuesta

Aborrezco de mi ira
cuando ésta se enquista

Clamo al aire y pierdo suelo

No hay nada que me ampare

¿Qué se hace de manida libertad?

Eres

Has tras pasado el muro

roto contenciones
abierto horizontes

dando voz y queja a tu silencio

Eres libre

aunque tu cuerpo contenga y retenga
aunque ese pozo parezca ahondarse
aunque la luz se detenga esquivando tu paisaje

Te sabes

esa es la clave